Minimalismo: ¿Por qué no incorporar la simplicidad a tu día a día?

0
Minimalismo: ¿Por qué no incorporar la simplicidad a tu día a día?

No, no estoy loco y no, no es por moda. Supongo que es algo que me apetecía decir en voz alta, y no conozco mejor manera que a través de mi blog.

Me he pasado estoy pasando al minimalismo. Y recalco el gerundio por que esto es un proceso pero no tiene un fin establecido. No hablo de pintar una pared de blanco, quitar un cuadro y decir ¡ale, soy minimalista! Lo recalco por que se convierte en un estilo de vida. ¿Por cuanto tiempo? No lo sé.

De primeras os explico un poco las razones de por qué he decidido empezar con el minimalismo en mi vida.

Prisas, prisas y más prisas…

¿No os ha asaltado el pensamiento de que vivimos siempre deprisa, estresados, con mil frentes abiertos e intentando abarcarlos todos a la vez? Es imposible de mantener a la larga para cualquiera. Está claro que en nuestros puestos de trabajo siempre existirá ese componente de exigencia y estrés, pero ¿Por qué cargar con ello en todas las facetas de nuestra vida?

El último libro que leí se titulaba Hygge: la felicidad en las pequeñas cosas. En él se intenta explicar el Hygge, un concepto danés para la felicidad. Os dejo el link de Amazon por si os interesa.

Vale, si sabéis del tema seguro que pensáis que acabo de decir una burrada. No es exactamente la traducción de felicidad, pero podríamos resumirlo como disfrutar de los momentos pequeños momentos de calma y sencillez que tenemos.

Más allá de lo que hagan los daneses, me llamó mucho la atención la importancia que le dan a la simplicidad. Las cosas hechas a prisa, recargadas, estresantes o agobiantes nunca suelen ir de la mano de la felicidad. El libro trata bastante el concepto del Hygge, pero la simplicidad es siempre un factor común.

Leí en un libro a Steve Jobs parafraseando a Leonardo Da Vinci: la simplicidad es la máxima sofisticación.

Pues sin enrollarme más, he estado indagando en la simplicidad para aplicarla a mi estilo de vida, y eso me llevó al minimalismo.

Minimalismo sí, pero sin perder la cabeza

Si hacéis una pequeña búsqueda por Google sobre minimalismo lo que más veréis son vídeos de YouTube o blogs con pequeños consejos, la mayoría consistentes en decoraciones austeras y en cómo deshaceros de todo aquello que no os es útil.

Yo no soy de aplicar cambios así a lo loco y sin medida, por lo que seguramente iré implantando el minimalismo en mi vida poco a poco. Además, no estoy a favor de llevarlo hasta el extremo, por lo que no pienso dormir en el suelo.

Por el momento, antes de pensar si quiera en “hacerme oficialmente minimalista” o escribirlo en el blog, he empezado a deshacerme de algunas cosas materiales que tenía en casa y no usaba. Ahora mismo he despejado mi escritorio (trabajo con portátil), he aligerado la librería dejando más libros que otra cosa (que para eso está), y estoy ahora contemplando que hago con todas mis camisetas de running de múltiples colores.

Nah, las camisetas de running se quedarán conmigo, pero está claro que he empezado a realizar el cambio. Y no sólo de trastos. Digitalmente hablando me deshice de todas aquellas cuentas y aplicaciones que no usaba y me he impuesto una pequeña regla: si me descargo una nueva app (o dar de alta un servicio) y no llego a usarlo ni una vez en una semana, lo elimino. No sirve de nada tener mil apps en mi iPhone “por si esto” o “por si aquello”.

Ojo! Quiero destacar (en negrita además) que no soy ningún experto en minimalismo, ni estoy dándoos tips para que podáis empezar vosotros. Este artículo viene a ser una pequeña reflexión sobre el ritmo de vida que llevamos en general, y al menos yo pienso ponerle remedio.

Está claro que en mi puesto de trabajo se me exigirá el 100%, y ahí estaré dando el callo, pero no pienso vivir las 24h del día pensando que tengo miles de cosas pendientes.

Si después de todo este peñazo que os he contado os interesa el tema, buscar en Netflix un documental llamado Minimalism (Minimalismo: las cosas importantes en Castellano) dónde seguro os explicarán mejor que yo qué es esto del minimalismo.

Si habéis llegado hasta aquí, gracias por haberlo leído 🙂

Deja un comentario