Android y su potencial

0
Android y su potencial

Android es muy, muy potente.

Seguro que los más puristas del sistema operativo de Google defienden esto hasta límites insospechados, afirmando que iOS (que es el gran enemigo), no es el rey del mambo. Y en cierta manera estos días debo decir que les doy la razón, pero a medias.
Y me explico, cuando un usuario cualquiera compra un smartphone en una tienda, se lo está comprando también a la operadora (sin contar los terminales libres claro), con lo que de ahí ya podremos saber que tanto fabricante (Samsung, LG, Sony, etc…) como la compañía telefónica (Orange, Movistar, Vodafone, etc…) habrán metido mano y modificado el sistema para “mejorar la experiencia del usuario”.

Perdón por la expresión pero, ¡y una mierda!, al menos en lo que a modificaciones de las telefónicas se refiere. A los fabricantes los dejaremos un poco de lado por que no hacen tanto daño como las operadoras, algunos como Sony o HTC con su personalización del sistema consiguen unos resultados bastante buenos. Pero el tema en general es que el potencial de un smartphone de gama media/alta muchas veces se ve mermado por limitaciones y apps chorras que instalan terceros y que en ningún momento nos benefician.

Y escribo todo esto por que en los últimos semanas he estado probando CyanogenMod 10.1 en mi SGSII, con kernel DorimanX, y tengo que decir que estoy encantado y alucinado.

¡CyanogenMod mola!

Si bien es verdad que la misma Cyanogen también incorpora alguna que otra cosa de su propia cosecha, prácticamente es como usar una versión de Android en todo su esplendor, con un sinfín de posibilidades.

La ROM (así se les llama a los sistemas del robot verde) de Android de CyanogenMod viene con geniales apps como el selector de temas, un bloqueador de llamadas (es lo mejor en serio, sobre todo para publicidad que no quiero atender “más tarde”), un terminal para ejecutar comandos de Linux, y muchas opciones de configuración en los ajustes, como los widgets de cámara o de música cuando el teléfono está bloqueado.
También debo ponerle algunos puntos negativos, que de eso no se libra ni el tato. El peor contra que tiene CyanogenMod, y muchas del estilo, es que no se han parado a gestionar bien el tema del consumo de batería. Así como con la ICS de base Samsung, aunque vienese llena de apps inservibles la batería me duraba un día entero perfectamente, ahora ya cuento con dos cargas mínimas al día por tener un elevado consumo (aún con un Kernel que no es del mismo sistema).

No obstante, después de detectar que la batería estaba algo tocada y darle un cambio, si no le doy mucha caña al teléfono me puede llegar a aguantar un día prácticamente.

Así que resumiendo este post, la experiencia con estas ROMs con Android puro es bastante positiva, e invito a todo aquel que no haya probado y tenga sus dudas, que lo haga, no se arrepentirá.

Imagen de Flickr

Deja un comentario