Abusar de la tecnología nunca trae nada bueno

0
Abusar de la tecnología nunca trae nada bueno

Un tweet, una fotografía, un mensaje de WhatsApp… Todo son elementos que encontramos en la vida diaria. Elementos todos ellos que nos pueden facilitar mucho pequeños gestos entre las personas como la comunicación. Yo me declaro muy fan de la tecnología y de cómo ésta nos puede ayudar a alcanzar cosas como responder a un mensaje por un comando de voz mientras conduces, hasta proezas como los viajes al espacio, por poner un ejemplo.

No obstante, el ser humano siempre es codicioso por naturaleza y siempre queremos más, y ahí está el punto en que la tecnología tiene la culpa de muchas cosas. El problema viene cuando queremos mantener toda una relación (amor, amistad) por un chat, cuando necesitamos que toda nuestra vida esté en un álbum de fotografías de Facebook o cuando necesitamos pasar el siguiente nivel de un juego mientras estamos en el coche (esto ya si es otro nivel). Y cuando alguna de estas situaciones desemboca en un problema, la culpa siempre es de haber subido dicha foto o de haber querido contestar a ese mensaje, cuando sabemos que nosotros somos los únicos responsables.

Debo confesar que soy el primero que abusa de estos gestos, pero a veces creo que deberíamos hacer un alto y pensar en cuanto nos resta de disfrutar de la vida real. No digo que dejemos de usar Twitter o Instagram, sino que no vivamos pendientes de ello, ni crear nuestro mundo alrededor de esto. Y que conste que es un pequeño ejercicio que yo mismo quiero poner en práctica. 😉

Pienso que la tecnología está para ayudarnos y convertirnos en mejores personas, en mejores versiones de nosotros mismos gracias al fácil acceso que tenemos a cualquier cosa, y no hacernos unos cavernícolas que pasan más tiempo discutiendo sobre qué filtro aplicar a las fotos que hayamos sacado en lugar de contemplar un atardecer que puede no volver a repetirse.

Imagen de Flickr

Deja un comentario